fbpx

La pérdida auditiva en la infancia es mucho más común de lo que creemos. Se estima que, en todo el mundo, hay 32 millones de niños con deficiencias en la audición.

La detección temprana y el tratamiento es sumamente importante para tratar la pérdida auditiva. De hecho, 3 de cada 1000 niños nacen ya con pérdida auditiva, pero en los casos restantes se debe a causas evitables.

La audición es un aspecto clave para el desarrollo del habla, la comunicación y el aprendizaje en los niños. Por eso, la falta de tratamiento puede generar retrasos severos en el desempeño cognitivo y emocional. Nada como el accionar precoz para reducir al máximo las secuelas de la pérdida auditiva en la infancia.

¿Cómo identificar la pérdida auditiva en la infancia?

En la mayoría de los casos, la pérdida auditiva congénita se puede detectar entre las primeras 24 a 48 horas posteriores al nacimiento. Pero, es importante aclarar, que en muchos casos se manifiesta y hace evidente a medida que el niño crece. Por ejemplo, la exposición a sonidos fuertes e intensos durante la primera infancia puede dañar el sistema auditivo y dejar secuelas irreversibles. Todo depende del tipo de pérdida auditiva.

Por eso, tanto el entorno familiar como educativo debe prestar atención ante ciertos indicios de pérdida auditiva. Como ya mencionamos, la detección temprana es clave.

¿Cuáles son las causas de la pérdida de audición en los niños?

La pérdida de audición puede tener diversas causas. Puede ser congénita (causas presentes en el nacimiento o al poco tiempo) o adquirida (se manifiestan posteriormente durante la niñez).

Estas son algunas de las causas más frecuentes pero no las únicas:

> Factores genéticos:

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el 40% de los casos de pérdida de audición en la niñez son por factores genéticos. Las malformaciones congénitas del oído y del nervio auditivo, pueden ser consecuencia de factores genéticos, uniones consanguíneas o de la influencia del entorno durante el embarazo y/o parto.

> Afecciones perinatales:

Casos de bebes prematuros, bajo peso al nacer, falta de oxígeno o ictericia neonatal pueden generar problemas en la audición.

> Infecciones:

Si la mamá padece algún caso de infección, virus o bacteria esta puede provocan pérdida de audición en el niño.

Casos de rubeola en el embarazo o meningitis, paperas y sarampión durante la primera infancia pueden provocar problemas de audición.

> Enfermedades del oído:

Durante la infancia, muchas enfermedades comunes del oído pero no tratadas pueden provocar pérdida de audición. Por ejemplo: otitis crónicas, tapones de cera o supuraciones del oído sin tratamiento.

> Ruido:

Los sonidos intensos (sean producidos por dispositivos personales, televisión o agentes externos como fuegos artificiales) también causales.

> Medicamentos:

Ciertos medicamentos pueden provocar problemas auditivos.

Soluciones auditivas para tratar la pérdida auditiva en la infancia:

El diagnóstico y tratamiento temprano son cruciales para marcar la diferencia. Además de darle más herramientas a la persona que padece los problemas de audición, permite trabajar con sus familias y entornos para poder cubrir de la mejor manera las necesidades de comunicación y desarrollo de los niños afectados.

Dependiendo del tipo y la gravedad de la pérdida auditiva se puede implementar alguna de las siguientes soluciones audiológicas:

> Audífonos: hay distintos tipos de dispositivos para amplificar el sonido. Una ventaja de los audífonos de Resound es que tiene una línea especial para niños (contempla los cuidados, comodidad, batería y demás aspectos que ellos necesitan).

> Accesorios: Resound cuenta con distintos accesorios y complementos para mejorar la experiencia y audición de los niños por pérdida auditiva.

> Implantes cocleares: Son dispositivos implantados quirúrgicamente que estimulan el nervio auditivo en el oído interno de manera directa.

>Terapia del habla: Es un complemento más que necesario. Se trata del acompañamiento terapéutico y pedagógico diseñado especialmente para mejorar el desarrollo del lenguaje y la comunicación.

> SOLICITÁ TU TURNO <